CAMBIEMOS Y EL VIRAJE A LA DERECHA EN LA REGIÓN. Por Juan Bautista Lucca (Entrevistado por Walter Palena*)

Deja un comentario

benedit_2-jpg_168085745

—¿Que le aporta de nuevo Cambiemos al sistema político argentino?

—Es difícil de establecer si Cambiemos es algo completamente nuevo. Desde el sentido más común, uno escucha voces que dicen que es el retorno a los 90 y otros que dicen que es una nueva avanzada de otro tipo. Pero el PRO ya tiene características que son innatas de la dinámica política contemporánea.

—¿Cuáles son esas características?

—La relación líder-masa se denostó en términos de populismo como algo peyorativo. Sin embargo, a partir de los 70, pero con más énfasis en los 90 y sobre todo en el contexto regional de los últimos años, este rasgo es algo estándar de todos los gobiernos latinoamericanos, incluso de los europeos noroccidentales, donde el líder hace una apelación directa a la ciudadanía. Eso implica una estrategia que Cambiemos sí toma fuertemente y la quiere potenciar aún más, que es la individualización de lo colectivo. La idea del PRO es disgregar el electorado para tratar de desvincularlo de cualquier atadura o enraizamiento identitario previo. Y en esa coyuntura pasar por la zaranda con un nuevo perfil, hablando de “tú a tú” y no tanto de “nosotros”. Quiere que el electorado lo siga, pero hace de lo volátil el síntoma posmoderno por excelencia.

  —¿No identifica el surgimiento del PRO como un emergente de lo que fue la crisis de los partidos en 2001?  

—La característica nueva que tiene el PRO es que pudo configurar una expresión de derecha, conservadora, que salvo la Ucedé, Cavallo o López Murphy, no había tenido una relevancia y no había logrado superar el umbral de ser el tercer partido. En ese sentido, sí es algo nuevo en el sistema de partidos: una fuerza de derecha que se coloca como el partido desafiante del sistema. Y es un partido desafiante porque trata de imponer un nuevo eje de la competencia, que es justamente “el cambio” al statu quo, que en este caso lo representa el kirchnerismo.

—Y el uso de las redes sociales también como plataforma…

—Uno de los elementos muy interesante de observar es que el PRO está todo el tiempo tratando de establecer una dinámica directa en la relación dirigente-ciudadano, sin intermediaciones, como el timbreo: voy, te visito, me saco la foto, la subo a las redes sociales y genero una sensación de proximidad. El problema es que eso es muy fácil de hacer en un tiempo electoral, ahora en momento de la dinámica política y de la gestión uno necesita de los poderes estatuidos para poder gobernar. Ahí es donde rápidamente el PRO es Cambiemos, porque aprendió mucho más rápido de lo que sus socios le estaban enseñando, porque entendió que debía arreglar y estableces una relación con los gobernadores, que en su mayoría son peronistas, o con el propio Congreso, donde está en minoría.

luis-fernando-benedit-la-conversacion-pintores-latinoamericanos-juan-carlos-boveri

—El PRO para poder ganar armó una alianza con la UCR ¿Ve sinergia entre los dos socios principales de Cambiemos?

—Desde la teoría, lo peor que le puede pasar a un partido nuevo es aliarse con un partido tradicional, porque morigera todo su impulso inicial. Ahora lo que tiene el PRO en este punto es que entendió su rol y posición dentro de Cambiemos, que no era la cola de león, sino la cabeza de ratón. Y en ese sentido, el aprendizaje de Cambiemos no es la experiencia que le puede aportar la UCR, sino más bien el reconocimiento de cuál es la dinámica de gobierno del peronismo.

—¿Qué es entonces lo que vino a romper Cambiemos en este esquema?

—Como en sus políticas públicas, y en la dinámica ideológica y política, está tratando de volver un paso hacia atrás.

—¿Se puede hacer una analogía con el menemismo, que fundamentó su poder cabalgando en el clima de época, que era la teoría del fin de las ideologías?

—Ya sabemos que decir que no hay ideología es en realidad una posición completamente ideológica. En mi opinión, Cambiemos es claramente representativo del viraje regional de las políticas públicas de la derecha. En ese sentido, no es ingenuo el posicionamiento de la canciller Malcorra respecto del Mercosur, y que los aliados sean Paraguay y Brasil, donde allí hay una reacción de las élites conservadoras. Y Argentina está enmarcado en la línea ideológica de aquellas élites, que buscan dar un paso atrás en cualquier transformación social y política que se haya dado en los últimos años.

—Macri siempre dice que esto es un cambio cultural, de pasar de una economía subsidiada a una más competitiva, de decir la verdad aunque duela…

—Ahí es donde se da una línea de interpretación sobre en qué medida esto no es volver a los 90. Para el gobierno no importa que tengamos casi 10 puntos de desocupación porque eso es la plataforma de despegue. Pero cuando plantea el cambio cultural se abre un doble juego: de desestructuración de lo preestablecido (un montón de políticas públicas previas se tratan de desmontar), pero también es una búsqueda de reinstaurar ciertos axiomas, como que lo importante es el éxito, obtener más ganancias y productividad, porque eso después va a derramar sobre el resto. El problema de ese discurso es que ya lo tenemos muy conocido. Por ejemplo, le echa la culpa a los trabajadores de que ponen palos en la rueda. Los trabajadores no tienen que ser, para ellos, el motor de la economía a través del consumo interno y de accesos a bienes, entonces ya las negociaciones colectivas no son preponderantes. Ese cambio cultural tiene mucho de regresión y de conservadurismo. Es reaccionario en ese punto.

—¿Una suerte de noventismo disfrazado?

—En todo caso es un nuevo rostro del viejo neoliberalismo, con una nueva prédica en términos de lo político, que no responde a una crisis de los partidos del 2001 sino que tiene que ver con la transformación de la representación en términos globales. La habilidad está en que Durán Barba lo entendió más rápido que el resto. Esta cuestión de que no es ya tan importante el partido, sino el isologo. Lo importante es ganar elecciones. El PRO apuesta a que la ciudadanía tiene que ser entendida como un mercado electoral. Entonces, tratar de borrar toda marca cultural que establecía cierto tipo de ciudadanía o expresiones colectivas es justamente la batalla cultural que están dando. Trata de romper esas identidades colectivas.

8ea40cbadcdb7b4a85bacc4ebf050787

*Esta nota apareció en el diario La Capital el 11/09/2016

http://www.lacapital.com.ar/cambiemos-es-representativo-del-viraje-la-derecha-la-region-n1232889.html

Los datos de la recesión, el impacto social y los debates contemporáneos. Por Julio C. Gambina

Deja un comentario

17f2638196c00948fdd28edf5ba2b720

El INDEC difundió los datos de estimación mensual de actividad económica[1], de actividad industrial[2], junto a la información sobre el mercado de trabajo[3] a junio del 2016, confirmando los datos de la recesión económica y el crecimiento del desempleo, subempleo y el mantenimiento de la irregularidad en el empleo.
Recesión
La actividad económica en Junio 2016 contra mismo mes del año 2015 cayó 4,3%, dice el INDEC, y comparando el primer semestre del 2016 con el mismo periodo del 2015, la caída es del 1,3%. Se trata de una progresión donde la actividad económica cayó en cuatro de los seis meses del primer semestre: febrero, abril, mayo y junio.
Con relación al estimador mensual industrial, la situación se agrava, ya que la comparación a junio 2016 respecto del mismo mes del 2015, la caída es del 6,3%, con 5 de los 6 meses en retroceso y de manera creciente, con solo el mes de enero con un dato positivo. El acumulado anual respecto al primer semestre del 2015 es del 3,3% en ascenso.
Solo dos rubros industriales presentan crecimiento:
1) el textil con 1,5%, con problemas derivados de la creciente importación, agravado con la recuperación de las ventas puerta a puerta vía internet, por lo que la producción foránea compite y afecta a la producción local;
2) refinación de petróleo con 0,3%.
Los otros cinco con caída:
1) -6,4% en alimentos, donde sobresale lácteos con -22,3%, azúcar con 14,4% y tabaco con -15,5%; afectando un sector tradicional de abastecimiento del mercado interno y externo;
2) Papel y cartón -3,3% y edición e imprenta -10,9%;
3) Química -6,1% y Caucho y Plástico 0,9%, con fuerte caída del rubro neumáticos en -9%;
4) Minerales no metálicos -12% (vidrio 17,1, cemento -16,6%, materiales de la construcción -11,5%) y metálicos básicos -12% (acero), destacando la baja de un rubro de fuerte impacto en la economía y en el empleo como la construcción;
5) Automotores -21%, y Metalmecánica -4,7%.
Aquella imagen de solución en el segundo semestre no se cumple en el transcurso de julio y agosto. La realidad es que se agudizan los problemas recesivos para consolidar un 2016 recesivo.
Venimos mal y cada vez fue peor, por eso los cierres de establecimientos y las cesantías o suspensiones. La promesa de la reactivación será verdad luego del brutal ajuste en proceso. Allí dirán que tenían razón, que siempre que llovió paró, pero claro, a costa de los de abajo.
Desempleo
El INDEC dice que la desocupación es 9,3% y la sub-ocupación alcanza al 11,2%. La desocupación en los partidos del Gran Buenos Aires es del 11,5%, en Mar del Plata del 11,6; en el Gran Rosario del 11,7 y en el Gran Córdoba del 11,7%.
Nuevamente registros de dos dígitos para un tema que consolida el deterioro de las condiciones de vida de la mayoría de la sociedad, los trabajadores, las trabajadoras y sus familias.
Además, el 33,4% de los asalariados no tienen descuento jubilatorio, confirmando la irregularidad del empleo y la impunidad empresaria.
Si la tasa de actividad es del 57.8%, para los hombres es del 69,6% y para las mujeres del 47,2% ratificando la discriminación hacia las mujeres.
El tema se repite en la tasa de empleo, del 63,7% para hombres y del 42,2% para las mujeres.
La tasa de desempleo reitera la discriminación a las mujeres, ya que para hombres es de 8,5% y para mujeres de 10,5%. Para los jóvenes menores de 29 años, el desempleo trepa al 18,9%. Mujeres y jóvenes los más perjudicados en materia laboral.
Son registros que se acompañan con ingresos deteriorados por el avance de la inflación, agravados con la discriminación hacia las mujeres. Es curioso cuando se escuchan argumentos para reducir el costo de producción con bajas del costo laboral, como si éste definiera el problema de la producción.
¿Qué ocurre con el conflicto social?
La condición objetiva es propicia para la extensión de la protesta social y queda claramente expresado en el crecimiento del conflicto contra el incremento de las tarifas de gas, luz y agua; la demanda de actualizaciones de subsidios personales y asistencia alimentaria; contra los despidos y suspensiones; tanto como fenómenos recurrentes de ocupaciones de tierra para la vivienda.
Son demandas promovidas desde el acumulado organizacional en un ciclo de luchas gestado en los 80/90, explicitado en torno al 2001 y que retoma su visibilidad ante el agravamiento de una situación estructural de deterioro social, cuya principal manifestación son los 15 millones de pobres, parte del empobrecimiento mayoritario de la sociedad en la Argentina.
Existe una subjetividad para la protesta, organizada desde concepciones políticas y culturales que no logran síntesis de proyecto político a pesar de iniciativas parciales de unidad de acción en la demanda social. Es lo que nos permite hablar de la fragmentación y diversidad de la protesta. Hay condiciones para un paro nacional, quizá la más emblemática medida de fuerza del movimiento obrero en la tradición argentina, pero necesita ser convocado.
La unidad de la CGT no alcanza, como bien definieron sus dirigentes en el primer encuentro luego del congreso unificador del 22 de agosto pasado, la CTA de los Trabajadores privilegia la Marcha Federal entre el 31 de agosto y el 2 de septiembre y la CTA Autónoma sostiene la propuesta de paro con los límites de su capacidad para hacerlo efectivo y agravada con una situación interna de fractura política, por lo que promueve iniciativas de discusión y acciones concretas para ganar conciencia entre su activo militante y organizaciones vinculadas sobre el desafío de la hora.
El viejo sindicalismo sobrevive con base en el poder económico de organizaciones vaciadas de participación activa de sus afiliados y alejadas de las nuevas condiciones de trabajo, donde prima el trabajo irregular y sin seguridad social, la precariedad en el empleo y en los ingresos, por lo que muchos trabajadores no son contenidos por los sindicatos. Sin capacidad de negociación, salvo algunos sindicatos que aun ejercen la presión desde el conflicto para acordar con las patronales o los gobiernos, solo atinan a satisfacer parcialmente demandas sociales de contenido mutualista, para confirmar un sindicalismo de servicio, muy alejado de la tradición combativa y del clasismo.
Viejo y nuevo modelo sindical
Hace tiempo que existen condiciones para la emergencia del nuevo modelo sindical, como enunció hace 25 años la CTA y las diversas experiencias de juntas internas antiburocráticas. El intento pasa por articular la variedad de la relación laboral tal y como hoy se expresa, con trabajo regularizado e irregularizado, con seguridad social o sin ella, con ocupados o desocupados, activos y pasivos, extendiendo la contención y pertenencia a las múltiples formas que asumen trabajadoras y trabajadores.
Es cierto que la mayoría de la dirigencia sindical no tributa en esta concepción y demora la sustitución de lo viejo por lo nuevo, por lo cual el desafío del movimiento obrero requiere del protagonismo y la subjetividad consciente para abrirle camino al nuevo modelo sindical. Es una premisa necesaria para articulaciones de bloque social más allá del movimiento de trabajadores y trabajadoras, lo que supone la unidad de sectores populares diversos.
Por la historia del movimiento obrero en la Argentina, la situación actual es propicia para pensar y debatir sobre sus perspectivas y posibilidades. Con la historia remitimos a la rica tradición originaria: anarquista, socialista, comunista hasta los 30/40 del siglo pasado. También al cambio de hegemonía en el movimiento sindical con el peronismo desde mediados de los 40 hasta la actualidad, claro que matizado en el trayecto por las disputas a su interior, con corrientes críticas, a veces clasistas, que promovieron rupturas desde la misma identidad de la CGT,

imagesPensar críticamente el presente
El nuevo momento político en la Argentina, con un gobierno explícitamente de derecha, que accedió a la gestión mediante las urnas y por vez primera sin el rótulo de las dos identidades que ocuparon la presidencia en tiempos constitucionales, el radicalismo y el peronismo, augura nuevas mutaciones en el ámbito social, cultural y político. Eso incluye, obviamente, a las organizaciones de trabajadores y trabajadoras, en el ámbito sindical, territorial e intelectual.
Por eso necesitamos del pensamiento crítico, que polemice contra el poder de las clases dominantes, pero también en el amplio espectro de las clases subalternas, para interpretar los cambios operados en la sociedad y poder intervenir en la transformación de la sociedad.
Desde el Instituto de Estudios y Formación de la CTA Autónoma estamos comprometidos en esta búsqueda, que es el camino de la ruptura epistemológica, para ir más allá del fenómeno conflicto social, tal y como se presenta, y poder hurgar en la esencia y sus nuevas manifestaciones. Se trata de profundizar en el análisis contradictorio de la realidad para transformarla.
El pensamiento resulta imprescindible para interpretar el presente, las nuevas experiencias y los desafíos en la perspectiva de la emancipación social.
Buenos Aires, 27 de agosto de 2016

[1] INDEC. Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE). http://www.indec.gov.ar/uploads/informesdeprensa/emae_08_16.pdf
[2] INDEC. Estimador Mensual Industrial (EMI). Junio de 2016. http://www.indec.gov.ar/uploads/informesdeprensa/emi_07_16.pdf
[3] INDEC. Mercado de Trabajo: principales indicadores. Segundo trimestre de 2016. http://www.indec.gov.ar/uploads/informesdeprensa/EPH_cont_2trim16.pdf

LAS CRÍTICAS NEOLIBERALES AL NEOLIBERALISMO. El Dogma de mercado y las Herejías que nunca llegan a convertirse en Blasfemias por José Francisco Puello-Socarrás

Deja un comentario

FMI_logo

La herejía es indispensable para comprobar la salud del dogma

José Carlos Mariátegui

 

1.  Neoliberalismo… ¿sobrevendido? Preliminares

 

La última edición de la revista oficial del Fondo Monetario Internacional (FMI): Finance & Development (Junio 2016), incluye un artículo, titulado suspicazmente: “Neoliberalism: oversold?” (traducido al español como: Neoliberalismo… un espejismo?). Ostry, Loungani y Furceri (2016), tres economistas pertenecientes a ese organismo, reconocen algunos secretos a voces que estratégicamente han sido omitidos por la ideología dominante.

 

Por ejemplo, la emergencia de la agenda neoliberal, la cual varios analistas han venido ubicando alrededor de la década de 1980s asociada a los gobiernos conservadores de Reagan y Thatcher había evitado vincular al neoliberalismo ab origine con el “milagro chileno”. A su manera, estos autores desmienten la pretendida epifanía planteada en su oportunidad por Milton Friedman.

 

Esta primera alusión resulta importante puesto que si bien no se reconoce explícitamente, permite seguir subrayando que la plataforma neoliberal irrumpió tempranamente en América Latina a través de los golpes de Estado, empezando por el asestado al gobierno socialista democráticamente elegido de Salvador Allende, y la dictadura cívico-militar que impuso Pinochet en el marco del Plan Cóndor auspiciado por los Estados Unidos, según lo han ratificado los documentos desclasificados por este mismo gobierno. Este “modelo” después de haber sido decretado manu militari en la región, fue imitado en Inglaterra y los Estados Unidos, y más tarde desplegado a nivel global, en varias ocasiones siguiendo su mecanismo inaugural: a sangre y fuego (cuestión crucial que se omite nuevamente). Más

Transformación centenaria

Deja un comentario

Por Wilson Ladino Orjuela*

CHINA

 

Hace cien años, en 1916, se estaban viviendo dos importantes transformaciones en las estructuras de dos grandes naciones que tendrán repercusiones sobre todos los países del mundo: La emergencia de Estados Unidos como potencia económica, social y militar (el mercado nacional que se constituye luego de la guerra de Secesión, 1865) y la revolución Rusa de 1917, con la imposición del socialismo como régimen multinacional. (Mesa Chica, 2010)

En Colombia esta novedad fue expresada por el Presidente Marco Fidel Suárez, en el idioma de la Edad Media, “respice polum” (miremos al polo) y lo que quería decir era: dejemos de ver a Europa y en particular a Francia y volvamos los ojos al nuevo poder internacional, los Estados Unidos de Norteamérica, a pesar de la negativa del Congreso norteamericano de aprobar el Tratado, mediante el cual se reconocía la indemnización a Colombia por la separación de Panamá. El Tratado fue aprobado en 1921, con el desarrollo de la exploración petrolera. (Mesa, 1980) (Rausch, 2014)

El surgimiento de la Unión Soviética en 1917 también tendrá su impacto en todo el mundo, y en Colombia a la vez que empezará a desarrollarse una legislación laboral en la que se reconocían las primeras organizaciones obreras, el derecho a la huelga, se dieron los primeros temores por la llegada del “bolchevismo” al territorio nacional. Todo está muy bien estudiado en el libro de la profesora Jane Rausch “Colombia and World War I. The Experience of a Neutral Latin American Nation during the Great War and Its Aftermath, 1914-1921”. (La Gran Guerra, como fue llamada por muchos años) (Rausch, 2014)

Lo ocurrido durante estos 100 años es historia. Se sabe que la Gran Guerra terminó y luego vino la Segunda Guerra Mundial y el nuevo orden mundial, como resultado de esta guerra. En seguida la Guerra Fría, que terminó en 1989, con la disolución de la Unión Soviética. Simultáneamente, la nación colombiana siguió durante todos estos años “mirando hacia el polo”, es decir, hacia los Estados Unidos, el cual se ha convertido en el principal comprador y vendedor de mercancías, como todas las cifras lo señalan. Sin desconocer al socio comercial que es Venezuela.

Hoy, en 2016, nos encontramos en una nueva época que apenas empieza a ser comprendida por los académicos y dirigentes, en primer lugar, y por la ciudadanía, con menor intensidad, en segundo lugar.

La política de intervención del Estado nacional en la economía, fundamentada en la teoría del economista inglés John Maynard Keynes y luego el surgimiento del “Estado de Bienestar” vigente hasta nuestros días en aquellos países, fue el desarrollo de alternativas ante el surgimiento del experimento político del “socialismo real” en la URSS. No se puede entender el Estado de Bienestar en Europa, Estados Unidos y Japón, si no se recuerda que, simultáneamente, la Revolución Soviética había llevado a la transformación profunda de la sociedad rusa que venía del medioevo ortodoxo, y de otras naciones vinculadas con dicha revolución. Se hacía necesario promover los beneficios de la sociedad capitalista occidental ante el experimento socialista soviético, que posteriormente cometió errores profundos, como todo experimento humano, con el costo dramático de millones de vidas humanas. (Mesa Chica, 2010)

En los años treinta del siglo XX se produce otra importante alteración de la vida en un país, que empieza a tener un impacto cada vez más fuerte en la vida mundial: China.
Con la llegada de Mao Zedong al poder, orientado por convicciones comunistas y budistas se inicia un largo camino que hoy no termina, sino que empieza a tener impacto sobre todo el planeta, como resultado del desarrollo científico y comercial del gigante asiático. (Kissinger, 2011)

China se apoya en la productividad del capitalismo occidental para construir su propia economía nacional. Se asimila el desarrollo científico y se entrena a sus trabajadores, los cuales han sido formados en las universidades más prestigiosas del mundo. También construye un sistema universitario con más de 40 millones de estudiantes y un millón de profesores universitarios. (investigador, 2011)

En 1948 se logra la independencia de la India, que hasta ese momento era colonia de la Gran Bretaña, o Inglaterra o el Reino Unido, nación que, recientemente, ha aprobado salir de la Unión Europea, su casa común. Ahora empezaremos a ver qué es lo que hay detrás de esta decisión y de la sobrevivencia que logra Alemania en el tiempo presente.
Si estuviéramos en la época anterior tendríamos que decir en el idioma de la Edad Media, “respice Oriente” (miremos al oriente), pero como nos encontramos bajo el imperio del Polo Norteamericano debemos decir “look east” (miremos al Oriente)

Es necesario darse cuenta en nuestros días que nos encontramos en los albores de una nueva época, en la que la China, junto con la India y tal vez Rusia, se ubican en el primer lugar de la economía mundial, desplazando a los Estados Unidos y a Europa. Pero el asunto no termina ahí. Lo que sucede es que estos países tienen o tuvieron una orientación “comunista” o “socialista”, es decir que la renta nacional no es capturada por capitalistas privados, principalmente, sino por el Estado nacional. Se están dando los primeros pasos hacia la “inviabilidad histórica” del capitalismo, por la tendencia a la reducción de la tasa media de ganancia, que generan la “productividad del trabajo” y la acumulación estatal pública de la ganancia, en una época de capitalismo mundial. (Marx, 1997)

Son decenas los Convenios y Tratados comerciales y de entendimiento que los chinos vienen firmando con los griegos, con los rusos, con georgianos, con laosianos, cambodianos, vietnamitas, coreanos y por supuesto con los alemanes, con los ingleses, y con países de América Latina y África, con los cuales se asegura la salida de sus productos o mercancías hacia los mercados cercanos de Asia y Europa o lejanos de América Latina y África, además de muy buenas relaciones. (Martínez, 2016)

Debemos entender que esta nación con casi 1400 millones de habitantes, todavía tiene 600 millones de personas en la pobreza medieval de la época de los Emperadores chinos. Sobre China y en general las economías asiáticas y su presencia en la economía mundial desde 1400 es pertinente adentrarse en la investigación que adelanta Andre Gunder Frank. (Frank, 2008)

Y todos los gobiernos angustiados ante las nuevas “pesadumbres” que se avecinan, sin comprenderlas con mucha precisión, se mueven hacia cualquier lado. Allí está parte de la angustia norteamericana actual, ante la conciencia de que en cuatro o cinco décadas será la segunda o tercera economía del mundo y, además de la superación de la “mono polaridad” la superación del “capitalismo moderno” aparecido en el siglo XVI.

Aquí se encuentra la explicación a las “críticas al neoliberalismo” y a los movimientos desesperados de los organismos financieros internacionales: así como el capitalismo mostró su capacidad de ser más “productivo” que el mundo feudal y la organización artesanal del trabajo, la organización China, India y Rusa de la economía, están mostrando una mayor productividad que el capitalismo tardío actual.

Por supuesto que los capitalistas no están dispuestos a darse por vencidos antes de la asfixia total. Así como los viejos moldes se resisten a desaparecer, las viejas formas de acumulación privada de capital, se niegan a ver sus horas contadas. Es como si a mediados del siglo XXI fuéramos a tener opciones de aplicar algunas teorías sobre superación del capitalismo, en sociedades reales.

Y entonces ¿Cómo se puede interpretar, en este contexto el desarrollo del “terrorismo en Oriente medio? Hay un nuevo escenario geopolítico internacional. Ya no es el tiempo de la mono polaridad o de la bipolaridad, sino de la multipolaridad. El Medio Oriente es un escenario en el que existen importantes recursos energéticos, pero también el mismo territorio está en disputa por las potencias para consolidar su presencia comercial.Los países centrales del mundo cuentan con energía nuclear: Estados Unidos, China, Rusia, India. Es decir que todos cuentan con armamento que produce alta destrucción y ellos, asociados o no, han incursionado en la “guerra de las galaxias” o en el control de espacio para sus propios intereses. Esta es una nueva realidad ineludible.

Empecemos por Siria. Siria le da la posibilidad de salida al mar mediterráneo a Rusia y a China, por ello su significado estratégico: “[…] la Base de Tartus tiene un indudable fin logístico, que permite mantener la flota rusa que opera en el Mar Mediterráneo, constituyéndose, igualmente, en una alternativa en los meses de invierno a los buques de la Flota del Mar Negro, que tiene su centro en la península de Crimea. El año 2009 Tartus tuvo su primera modificación, para servir de albergue a los Buques de propulsión nuclear, constituyéndose en una vía de fácil desplazamiento tanto al Mar Rojo a través del Canal de Suez como al océano Atlántico usando el mar Mediterráneo a través del Estrecho de Gibraltar.” (Leal, 2016)

Allí el Gobierno del Presidente Bashar Al Ásad tenía el apoyo norteamericano y lograba controlar el país. (Wikipedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Bashar_al-%C3%81sad, 2016) Pero luego vinieron los negocios con China y Rusia y se cambió es escenario. Se estaba cambiando el orden internacional favorable, allí, a los norteamericanos. Con la llegada de Bashar Al Ásad se establece una nueva estructura en el Líbano y puede afectar intereses de Israel que cuenta con el apoyo norteamericano. (Leal, 2016)

Bajo estas tensiones, los grupos extremistas (que son guerrillas fundamentadas en tradiciones religiosas y políticas. Allí los regímenes políticos son teocracias. Recordemos que estas nacionalidades surgidas de las dos guerras mundiales no tuvieron el siglo XVIII Europeo (Mesa Chica, 2010)) que han visto la intervención de las grandes potencias occidentales, especialmente de Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, en su territorio, han encontrado la oportunidad para “defender sus propios intereses tribales y religiosos”.

Como se sabe, Irak era controlado por Sadam Husein, quien era considerado “uno de los más inteligentes hombres del medio oriente”, por su capacidad para establecer el equilibrio entre Sunitas y Chiitas. Allí existe un recurso clave para la economía de los principales países del mundo: el petróleo. Sin embargo, la invasión a Kuwait, fue el comienzo de su definitiva salida del gobierno. Condenado por un Tribunal por el genocidio cometido en una aldea del norte de Irak en 1982, fue llevado a la horca en diciembre de 2006. (Wikipedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Sadam_Husein, 2016)

En fin, estamos observando una confrontación por el control de importantes recursos y mercados, por parte de las grandes potencias, que también se observa en África y en el Sudeste Asiático. Pero estas guerras no son sino una corroboración de la hipótesis que hemos planteado al comienzo de este texto. (Huntington, 1997).  Finalmente, entonces no estamos frente a un movimiento intrascendente, sino ante una nueva época que apenas se esboza y comenzamos a comprender. Bajo esta tendencia central se pueden leer guerras locales que se observan en la actualidad.

* Doctor en Gobierno y Administración Pública, Máster en Sociología y Sociólogo, UN. Profesor asociado ESAP. Miembro del grupo Estado y Poder.

Referencias

Frank, A. G. (2008). Reorientar. La economía global en la era del predominio asiático. Valencia: Publicacions de la Universitat de Valencia.

Huntington, S. P. (1997). El choque entre civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial. Barcelona: Paidós Ibérica.

Investigador. (13 de Agosto de 2011). Conversación Informal (Balí, Indonesia). (W. L. Orjuela, Entrevistador)

Kissinger, H. (2011). On China. New York: Kindle Edition.

Leal, P. J. (07 de Julio de 2016). http://www.hispantv.com/noticias/opinion/57751/eeuu-presencia-rusia-siria-daesh-israel. Obtenido de http://www.hispantv.com/: http://www.hispantv.com/

Martínez, W. (06 de Julio de 2016). http://www.telesurtv.net/el-canal/senal-en-vivo/dossier. Obtenido de http://www.telesurtv.net/el-canal/senal-en-vivo: http://www.telesurtv.net/el-canal/senal-en-vivo

Marx, K. (1997). El Capital. Buenos Aires: Siglo XXI.

Mesa Chica, D. (2010). La revolución científico-técnica y el colapso del socialismo real . Medellín: La Carreta Editores.

Mesa, D. (1980). La vida política después de Panamá, 1903-1920. Bogotá D.E.: Colcultura.

Rausch, J. M. (2014). Colombia and World War I. The Experience of a Neutral Latin

American Nation during the Great War and Its Aftermath, 1914-1921 . Lanham, Maryland: Lexington Books.

Wikipedia. (07 de Julio de 2016). https://es.wikipedia.org/wiki/Bashar_al-%C3%81sad. Obtenido de https://es.wikipedia.org/: https://es.wikipedia.org/

Wikipedia. (07 de Julio de 2016). https://es.wikipedia.org/wiki/Sadam_Husein. Obtenido de https://es.wikipedia.org/wiki/Sadam_Husein: https://es.wikipedia.org/wiki/Sadam_Husein

 

 

 

MACRI: EL BLANQUEO Y PAGOS A JUBILADOS. Por: Julio C. Gambina

Deja un comentario

Jubilados-duranto-acto-electoral-agosto_CLAIMA20160404_0107_28No hay duda que el gobierno Macri tiene iniciativa política. En el “peor momento” según reconocen, asume una ofensiva en la disputa del consenso social y la vanguardia de la agenda de discusión política en la Argentina.

En primer lugar, ante los límites para ingresar inversiones genuinas y ante el aún elevado costo de los préstamos internacionales, se la juega por capturar una parte de los capitales fugados desde el país.

El total de la fuga de capitales se estima en 400.000 millones de dólares y el propio Macri acaba de declarar en su patrimonio duplicado en un año, que tiene 18.000 millones de dólares depositados en el exterior.

La excusa recurrente de los “fugadores” es la falta de seguridad jurídica para los inversores, y no se trata de hacer una crítica moral a la salida de capitales, pero si reconocer que la acumulación capitalista nunca tuvo ni tendrá límites fronterizos. La economía capitalista es mundial y la busca de rentabilidad no reconoce límites nacionales.

Los blanqueos siempre son mal vistos y por eso, en esta oportunidad se lo asocia a la cancelación de deuda con jubilados con sentencia en firme, en proceso de juicio o con potencialidad de litigar contra el Estado. Es algo que suena bien en la lógica de “peor momento del macrismo”, ya que mostraría sensibilidad social, algo así como pagar a empobrecidos jubilados con fondos de la acumulación de los ricos y concentrados capitales.

El costo estimado del pago a jubilados es de 75.000 millones de pesos, algo menos de 5.000 millones de dólares. Ese costo se devengará, como mínimo en un par de años, a medida que se vayan presentando los acuerdos de los acreedores (jubilados), según dice a la prensa el titular de Anses. Se considerarán unos 100.000 casos por mes para un universo de 2,5 a 3 millones de jubilados (Entrevista en Clarín, 29/5/16).

Con el blanqueo, el fisco ingresará con una tasa del 10% para el 2016 y 15% para el 2017 unos 3.500 millones de dólares. De ahí se deduce una expectativa de exteriorizar unos 20.000 millones de dólares, algunos de los cuales podrían ser repatriados y engrosar las reservas internacionales. Por ello, hay una expectativa de ingreso de divisas y mejorar la ecuación fiscal con el costo del blanqueo.

Como los recursos no alcanzarán, se acudirá al Fondo de Garantía de Sustentabilidad que administra la ANSES.

El blanqueo se difunde difundiendo el acuerdo fiscal con 48 países en el 2017 para informar sobre patrimonios de nacionales en esos países. En el 2018 la cifra superará el centenar de países, incluyendo paraísos fiscales.

Habrá que ver la materialidad de esa amenaza para un capitalismo criminal, donde la evasión y elusión es un instrumento privilegiado de los capitales más concentrados, los hegemónicos, especialmente radicados en EEUU, país que no suscribe ningún acuerdo relativo a denunciar evasiones, fugas y paraísos. No en vano, los empresarios de ese país no aparecen en los “Panamá papers”.

La propuesta remitida al Parlamento incluye la universalización de ingresos previsionales para los mayores de 65 años, en el 80% de la mínima, hoy de $3.967, muy lejos de una canasta reclamada por el movimiento de jubilados y que los trabajadores de ATE INDEC estiman cercana a los $17.000 mensuales.

Más allá de cualquier consideración técnica, el anuncio expresa voluntad política de recuperar protagonismo en la arena política. La gran movilización del 29/4 por el movimiento obrero y la difusión del documento sobre la pobreza y la conflictividad de la Iglesia, sumado a la convocatoria en Mar del Plata a todas las centrales por parte de la pastoral social el sábado 21/5/16, había corrido la iniciativa al movimiento obrero y a la Iglesia, con lo que eso significa en la lucha política argentina.

Macri quiere sumar consenso político y ese es su objetivo en este primer semestre de gobierno. Sabe que no le alcanza con el consenso electoral y ya rechazó alianzas con incomodos socios, sea el PJ o los renovadores, salvo para circunstancias precisas en el Congreso. Cree que cuenta con el aval silencioso de una mayoría que le otorgó el voto, críticos a la gestión kirchnerista del último turno.

Lo que relatamos no es más que episodios de manifestación de la lucha de clases, que requiere lecturas adecuadas para profundizar una línea de acumulación entre las/os trabajadoras/es e intentar resolver la crisis de alternativa política. Esta es la base, a mi entender, de algunos debates en el movimiento popular, y la necesidad de la unidad de acción contra el ajuste que implementan las clases dominantes y el gobierno Macri.

Buenos Aires, 29 de mayo de 2016

 

Julio C. Gambina
Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP
Montevideo 31, 2º Piso CP 1019ABA. Ciudad de Buenos Aires.
Teléfono: (54 11) 4381 5574 / 6088 9949
visitá mi blog www.juliogambina.blogspot.com

¿QUÉ ES LA SOCIOLOGÍA? Por Nicolás Gómez

Deja un comentario

Etude_de_torse_2012Año 2007. Con una pregunta así me fui a presentar con Floreal Forni. Recuerdo que antes de llegar a su departamento, viajaba intentando dibujar un diálogo que estuviera a la altura, según creía, de un estudiante del doctorado de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, la respetada FLACSO. Mientras bajaba a la línea roja del subte que pararía en la estación Los Incas, balbuceaba respuestas. Una de ellas describía los modos de producción de conocimiento, las tan aprendidas perspectivas epistemológicas. La otra buscaba mostrar que yo estaba seguro del tipo de estrategia metodológica que se debía implementar para construir datos, y conocer cómo las personas de un enclave marginal habían logrado crear su propia economía.

Subí por las escaleras del subte y caminé por Avenida Triunvirato, mi cabeza continuaba buscando zonas estables para construir un diálogo que demostrara – me hablaba a mí mismo- lo que debía conversar un sociólogo. O sea, debía expresar la conjugación de las teorías y metodologías como algo normal y con naturalidad. Al cabo de cinco cuadras llegué al edificio.

“Dígame, ¿En qué puedo ayudarlo?”, señaló la voz de Floreal mientras mis ojos revisaban los títulos en inglés y francés de los libros que se ordenaban hasta el techo de un pequeño despacho. Me puse nervioso, no podía clasificarlo según sus lecturas, desde teología hasta economía, pasando por métodos de investigación y textos que trataban las formas de intervenir en la realidad, también estaba el estadio del Racing Club en miniatura y las fotos de unos niños. Debían ser sus nietos, pensé.

¿Cuénteme?, ¿Qué anda buscando? Volvió a decirme. Yo me incorporé, olvidé el parlamento prefabricado y me lance en un monologo desordenado, hablé de la población La Pincoya y de cómo yo representaba a sus habitantes gracias a los libros que había leído. Después de diez minutos nada más podía aportar. De hecho, había expuesto dos o tres preguntas de investigación y más de seis objetivos que, al tomarlos en serio, me conducían a dos o tres investigaciones distintas.

¿Tome estos libros y hágame un informe? Tiene un mes y después veremos, me dijo Floreal. Agarré tres libros de Teoría de Juegos y salí frustrado con mi presentación. Pasé tres semanas leyendo a Robert Axelrod e indagué sobre egoístas que deben cooperar, incluso conocí el “cultur-gen”, una categoría del evolucionismo darwinista. Entonces comencé a escribir y a distanciarme de lo que se me había encomendado, al cierre del informe la conclusión era la siguiente: no estoy de acuerdo con la existencia de un ethos egoísta en la cultura urbana popular, porque nada de eso es lo que yo veo en las calles de la población donde vivo como investigador social. Mandé el informe y estimé que había firmado el cierre de una (nunca) iniciada conversación teórica y metodológica.

200615-1228452---100-x-120-cm---copie

Al cabo de un mes nos volvimos a reunir. Leí su informe, ¿Qué piensa? -señaló Floreal-, recuerdo que dejé de lado las razones, los famosos enunciados protocolares y sus procedimientos. Entonces arremetí con el corazón: estamos lejos de conocer a las personas que están en el medio marginal urbano, sólo los hemos representado desde nuestra ignorancia, los nombramos como chorros, ladrones, vagos, alcohólicos, cesantes estructurales, lumpen proletario, pero yo he visto que ellos construyen su propia economía, sus beneficios monetarios permiten que sus hijos asistan a la escuela, hacen fiestas en Navidad, soportan cada herramienta aplicada por los sociólogos para volver a constatar que no tienen poder adquisitivo, que todavía son clase media baja, pobres o miserables pero amablemente vuelven a contestar, también se han tomado terrenos y construyen viviendas, canchas para deportes, templos donde adoran a sus dioses, hablan de los problemas de todos, se apoyan entre ellos cuando una casa se quema, hacen ollas comunes cuando las familias no tiene para comer, la calle se transforma con sus conversaciones, bordan arpilleras que narran sus historias, se enamoran. Ahí hay otro mundo Floral, otra vida que se me escapa con lo que usted me dio a leer y que no logro aprehender con lo que sé de teoría sociológica.

¡Yo seré su profesor guía! Dijo Forni y agregó, necesito que todos los meses me entregue reportes de campo, y luego recomendó: nosotros podemos conocer todo lo que la vida nos quiere mostrar pero somos nosotros los que decidimos qué es lo que debemos contar.

Año 2010, auditorio de FLACSO Argentina ¿Explíqueme las diferencias entre la construcción del valor que propone Marx y cómo es construido el valor en las organizaciones económicas de los pobladores que usted ha estudiado en la comuna de Huechuraba en Santiago de Chile? De inmediato las tres doctoras en Sociología, que hacían de jurado en mi examen de tesis de doctorado, se dieron vuelta para mirar cómo el Dr. Forni subrayaba la principal debilidad de mi arquitectura teórica, un silencio se instaló, comencé a describir mis supuestos, no lo de Marx ni los de los pobladores, sino los míos. Fue extraño, hablé lo que no podía haber escrito, a veces las palabras no captan el contenido denso de la interpretación, y sentí que ya no me arriesgaba sino que simplemente ligaba datos, rememoración y precisión en el uso de palabras en “coa” (un modo de habla entre pobladores) para abrir y penetrar más allá de la noción de mundo económico de Marx, apoyado en Apparudai. Posiblemente era otra representación de la realidad pero seguro que era una más próxima a la sociología que está en ese mundo de vida de los pobladores.  Así hablé de mi  pueblo con su reflexión sobre la economía. Así inicié un diálogo autónomo, apegado a datos y a experiencia científica.

La noche del 20 de mayo de 2016, Alejandro Pelfini me informó que Floreal Forni murió y mis imágenes vuelven a esa pregunta que comparto con el amable lector: ¿Qué es la sociología? Y puedo decir que esta manera de vivir el mundo es una actividad comunitaria, donde hay muchos caminos que se recorren para luego retroceder y volver sobre otros. En esos cursos de acción nos encontramos con personas que pasan a ser nuestros compañeros porque están atentos, como si ellos fueran nosotros. Florial Forni, con el tiempo, dejó de ser un compañero y pasó a ser un amigo en mi mundo intelectual y un hermano con el cual compartí la fe en las capacidades colecticas para transformar el orden jurídico y económico que oprime a las familias y comunidades de siempre.

1_Carlin_Michel_mai071

Santiago de Chile, en el triste mayo de 2016.

UNA MUERTE ESTÚPIDA: el movimiento social y político popular en una encrucijada por Juan Carlos Gómez Leyton

Deja un comentario

La muerte accidental del trabajador municipal, Eduardo Lara, durante las manifestaciones sociales y políticas contrarias al gobierno, del día 21 de mayo, en la ciudad de Valparaíso. Es, una muerte pueril, estúpida, políticamente, inútil. Una muerte que nunca debió haber ocurrido. No obstante, a pesar de que la muerte del trabajador municipal, constituye un hecho fortuito es, al mismo tiempo, un infortunio político para el movimiento social popular y ciudadano. Tanto para la vertiente que lucha y resiste la dominación capitalista neoliberal como de aquella que rechaza la administración gubernamental, que hace del orden capitalista, el gobierno de la Nueva Mayoría y de la Presidenta M. Bachelet.

La desgraciada muerte del trabajador es, como he dicho, un infortunio, para el movimiento social popular y ciudadano que legítimamente ha optado por impulsar y seguir un determinado derrotero político, ideológico como la implementación de formas de lucha política y acciones sociales que no se enmarcan ni se encierran en los estrechos límites institucionales de la “democracia protegida”, actualmente, vigente. Lo es, fundamentalmente, porque todos los sectores políticos hoy los condenan y los responsabilizan de lo ocurrido en Valparaíso. Todos, incluyendo, aquellos sectores que hoy disienten del gobierno y exigen que “caiga sobre ellos, todo el peso de la ley”, o sea, en otras palabras, que el Estado los reprima con todo.

chichichi

Más

Older Entries