Liderazgo kirchnerista y reconfiguración de fuerzas sociales

Otra línea de investigación proveniente de la ciencia política puso el énfasis en la dinámica política, específicamente en la construcción del liderazgo de N. Kirchner. Algunos trabajos atribuían esta posibilidad al impulso del proyecto de la transversalidad que reivindicaba una demanda del ciclo de movilización de 2001 vinculada al cuestionamiento a las formas políticas instituidas. Al respecto, Torre (2004) sostuvo que la Transversalidad fue una operación política cuyo propósito era compensar el déficit fundacional de apoyo que sufrió su gobierno y encaminar un proceso de transformación en el justicialismo. Otros trabajos atribuyeron la conformación del liderazgo kirchnerista a la constitución de un electorado “postelectoral” (Cheresky, 2006) por una serie de medidas que aumentaron su popularidad.

La reaparición de la categoría pueblo implicó que otro conjunto de trabajos se estructuren en torno a la clave interpretativa del populismo. Algunos cientistas se orientaron a una reflexión general sobre el fenómeno y la reactualización que supuso el kirchnerismo de tal tradición política (Rinesi, Vommaro y Muraca, 2008). Otros basándose en la obra de Laclau (2005) retomaron esa discusión en su clave ideológica. Es decir, la reflexión sobre la constitución del sujeto popular; en otros términos el pueblo como polo de interpelación política (Biglieri y Perelló, 2007). En general, estos trabajos comparten la idea que a partir de Kirchner se articuló una nueva hegemonía a partir de la dicotomización del espacio social entre un “nosotros, el pueblo argentino” y un “ellos, los enemigos del pueblo” (FMI, acreedores de la deuda externa, menemismo, etc.). La creación de un “pueblo” identificado con el kirchnerismo supuso la agregación de una pluralidad de demandas de diversos movimientos y actores sociales, incluso muchos de ellos históricamente ubicadas en la oposición a las coaliciones de gobiernos que luego se integraron al oficialismo.

En estas miradas se destaca que con la asunción de Kirchner comenzó a delinearse una doble frontera

política. Por un lado, una que excluía un pasado reciente encarnado en el menemismo y las consecuencias sociales del proceso de reformas del mercado operadas durante los `90; y por otro lado, una más ambiciosa que excluía a un pasado más remoto que refería a la dictadura militar y cuyas consecuencias y efectos se prolongaban hasta el presente.

Otros retomaron esa discusión pensando al populismo más como una gramática de la acción y desde una perspectiva sociopolítica han orientado sus investigaciones a reflexionar sobre los vínculos entre las transformaciones de la movilización social, con el régimen político y las trayectorias organizacionales en vistas a analizar los procesos de institucionalización que tienen lugar como parte inescindible de cualquier proceso movimentista.

Consideraciones finales

 

La aparición y posterior desarrollo de las organizaciones populares y la vinculación de algunas de ellas con el gobierno generaron una primera interpretación verticalista de dicho proceso en donde quedó velada la mirada de los propios movimientos. Así la clave inicial de comprensión de las organizaciones kirchneristas y las transformaciones del movimiento piquetero fue la de cooptación. Posteriormente, se discutió este modo de entender la novedad del proceso político intentando despojarse de las posiciones miserabilistas. Así surgieron claves como el liderazgo de Kirchner, la reactualización del debate en torno al populismo –tanto en su dimensión ideológica como en la gramática de acción–, la participación de las organizaciones en el Estado y el impacto en su configuración interna y en los sentidos que construían como legitimación de su acción y, vinculada con esto, la autonomía/heteronomía de las organizaciones.

No obstante, la mayoría de los estudios tuvieron una mirada “desde arriba” del proceso político. En este sentido, se pierde la complejidad del fenómeno a acotar la novedad a elecciones de dirigentes. De todas maneras, hubo algunas excepciones que intentaron comprender que sucedía con los militantes en esa conversión o como la organización llegaba a esas decisiones que modificaban su trayectoria. Este artículo intentó hacer un recorrido por las distintas perspectivas analíticas y plantear los interrogantes que desde las ciencias sociales se fueron construyendo. Queda abierta la agenda de investigaciones tanto en el plano empírico como teórico en el marco del proceso político actual en un contexto de un crecimiento de trabajos que abordan la etapa descrita. El kirchnerismo como movimiento trajo consigo la interpelación a los investigadores también en un plano político e ideológico, rompiendo una suerte de sentido común que se había consolidado en el campo académico.

Bibliografía

Battistini Osvaldo, “Luchas sociales en crisis y estabilidad”, en Villanueva Ernesto y Massetti Astor (comp.), Movimientos sociales en la Argentina de hoy, Prometeo, Buenos Aires, 2007.

Biglieri Paula y Perelló Gloria En el nombre del pueblo. La emergencia del populismo kirchnerista, UNSAM Editora, Buenos Aires, 2007.

Borón Atilio “Identidad, subjetividad y representación”, en Villanueva Ernesto y Massetti Astor (comp), Movimientos sociales en la Argentina de hoy, Prometeo, Buenos Aires, 2007.

Campione Daniel y Rajland Beatriz “Piqueteros y trabajadores ocupados en la Argentina de 2001 en adelante. Novedades y continuidades en su participación y organización en los conflictos”, en Gerardo Caetano (comp.) Sujetos sociales y nuevas formas de protesta en la historia reciente de América Latina, CLACSO, Buenos Aires, 2006.

Cheresky, Isidoro (comp) Ciudadanía, Sociedad Civil, y Participación Política, Miño y Dávila, Buenos Aires, 2006.

Gómez Marcelo y Massetti Astor, Los movimientos sociales dicen. Conversaciones con dirigentes piqueteros sobre el proyecto nacional y Latinoaméricano, Trilce, Buenos Aires, 2009.

Laclau Ernesto, La razón populista, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005.

Massetti Astor, “Piqueteros eran los de antes: Sobre las transformaciones en la protesta piquetera”, en Lavboratorio Revista de Estudios sobre Cambio Estructural y Desigualdad Social, Año VII,  Nº 19, Universidad de Buenos Aires y Universidad Nacional de Mar del Plata, Buenos Aires, 2006.

Natalucci Ana “Aportes para la discusión sobre la autonomía o heteronomía de las organizaciones sociales. La experiencia del Movimiento de Barrios de Pie, 2002-2008”, en Lavboratorio. Revista de Estudios sobre Cambio Estructural y Desigualdad Social, Año XI, Nº 23, Universidad de Buenos Aires y Universidad Nacional de Mar del Plata, Buenos Aires, 2010.

Pérez Germán “Genealogía del quilombo. Una exploración profana por algunos significados del 2001”, en Pereyra Sebastián,Pérez Germán ySchuster Federico (comp.), La huella piquetera. Avatares de las organizaciones de desocupados después de 2001, Al Margen, La Plata, 2008.

Rinesi Eduardo, Vommaro Gabriel y Muraca Matías (Comp) Si éste no es el pueblo. Hegemonía, populismo y democracia en Argentina, Buenos Aires, IEC-UNGS, 2008.

Schuttenberg, Mauricio, “La reconfiguración de las identidades nacional populares. Los puentes discursivos para el pasaje de tres tradiciones políticas al espacio transversal kirchnerista enSociohistórica, 2011.

Svampa, Maristella y Pereyra Sebastián, Entre la ruta y el barrio: la experiencia de las organizaciones piqueteras, Biblos, Buenos Aires, 2004.

Torre Juan Carlos La operación política de la transversalidad. El presidente Kirchner y el partido Justicialista, Texto revisado de la intervención en la Conferencia “Argentina en Perspectiva”, organizado por el Centro de Estudiantes de la Universidad T. Di Tella, noviembre. Mimeo, 2004.

Anuncios